Teresa del Divino Corazón
RM Teresa del Divino Corazón
Nació el 06 de noviembre de 1879 en la ciudad de México D.F. Recibió el sacramento de la confirmación el día 15 de julio de 1880 en la Parroquia de Nuestra Sra. De la Asunción (Sagrario Metropolitano) de la misma ciudad.

El 13 de junio de 1897 tomó hábito en la congregación de “Hijas de María Inmaculada de Guadalupe”, el 12 de diciembre de 1898 hizo su profesión temporal en la misma. Más tarde desempeñó su apostolado como profesora en Literatura y Asistente espiritual de las niñas del colegio.

El 12 de enero de 1905 hace su Profesión Perpetua, y el 12 de junio de 1908 recibe la dispensa de sus votos religiosos. El 18 de marzo recibe el hábito en la congregación de “Hermanas Josefinas de México”, y el 17 de marzo del año siguiente hace su profesión religiosa.
Después de una larga y dolorosa búsqueda en agosto de 1936 se retira definitivamente de la congregación de Hermanas Josefinas. El 14 de agosto de 1940 se encuentra con el R. P. Fray Bernardo de Santa María O.C.D., ambos comparten sus anhelos, esfuerzos y esperanzas de glorificar a Dios; y es así es como nace la Congregación de “Misioneras Carmelitas de Santa Teresa del Niño Jesús”.

La M. Teresa inicia un nuevo caminar bajo la sabia y experimentada dirección del P. Bernardo de Santa María. Así con toda su dedicación y empeño, se van formando las primeras Misioneras de la Obra.

La M. Teresa concluye los trámites hechos previamente por  él para el traslado de la naciente Obra a la Ciudad de Cholula, Puebla el 10 de septiembre del mismo año, ahí celebra sus bodas de oro de consagración religiosa. Más  tarde para favorecer la mejor preparación de los miembros de la congregación, la traslada a la ciudad de Puebla en la casa de “El Calvario” donde concluyó su peregrinar sobre la tierra.

Habiendo realizado la Misión que el Señor le había encomendado, la R.M. Teresa fue llamada al Reino del Padre a recibir la recompensa a sus afanes y sacrificios el 07 de marzo de 1950, quedando sus pequeñas hijas con el único y mejor    amparo,  el de Dios y el de la Madre y Reina del Carmelo.

El 30 de diciembre de 1995 fueron trasladados sus restos del Templo del Carmen de la  ciudad de Puebla a la Capilla de la casa central de la congregación en la Calle Washington #14 col. América Norte, desde donde vela por sus hijas y las acompaña en su peregrinar en el camino del servicio hacia la eternidad.
Algunas de sus frases que conformaron el centro de su vida, experiencia y misión, las cuales recogemos como doctrina Y compartimos son las siguientes:
“Yo sólo quiero obedecer siempre para ir segura al cielo”. 
(Cta. M. Teresa del D. Corazón 24 de enero de 1917)

 
“Yo seré muy feliz en ser el instrumento de que Dios N. Señor se valga…Trabajaré aunque me
cueste la vida por el honor y buen nombre de nuestro instituto”.
(Cta. M. Teresa del D. Corazón 19 de abril de 1917).

 
“Cuatro cosas se requieren para conservar la santa vocación: la oración, la devoción a la Santísima
Virgen, frecuencia de los sacramentos y el acompañamiento del Director espiritual.”
(Cta. M. Teresa 30 de mayo de 1947)